domingo 19 de noviembre del 2017

Chubut

martes 6 junio de 2017

Gastronomía

El secreto de Borja: ¿quedarse con las ideas de los otros?

El fin de semana se conoció la noticia de que el reconocido chef Borja Blázquez cerró su restaurante en Buenos Aires porque finalmente dio con la fórmula de un producto nutricional hecho a base de residuos de langostinos. La novedad levantó polvareda en el ambiente gastronómico chubutano. ¿El español le robó la idea a un cocinero madrynense?

  • Share this on WhatsApp

La noticia corrió como reguero de pólvora. Y la bomba estalló en Puerto Madryn. A lo que el cocinero español asegura que es su gran invento de años de investigación, Luis Darío Calderón, oriundo de Puerto Madryn responde que le robó la idea.

En uno de sus viajes a la Patagonia en el 2015 Borja Blázquez habría conocido la iniciativa de Calderón sobre la reutilización de las cáscaras de langostino, se sumó al proyecto y lograron desarrollar un producto nutricional a partir del secado y molienda de las cáscaras, iban a patentarlo a nombre de los dos y la Ingeniera en Alimentos que también participó.

El gran secreto del alquimista Borja Blázquez en la Patagonia

“Cuando Blázquez llegó a Chubut estaba interesado en la producción de platos con pulpos de la zona. Yo lo acerqué al producto y le comenté mi idea de hacer algo con los residuos de langostinos” relata Calderón. Y continúa: “en el quincho de mi casa conoció a Gustavo Rapretti que lo invitó al festival Madryn al Plato. La última noche del festival nos quedamos después de la cena, que siempre se hace en mi casa, probando secar los desechos de langostinos. Lo probamos y salió riquísimo. Empezamos a crear el proceso ahí. Hicimos una prueba a mayor nivel y una prueba en la planta.”

Las muestras del producto terminado fueron enviadas a Blázquez a Buenos Aires para su análisis químico y la presentación ante las autoridades sanitarias. El paso posterior era patentarlo.

Los desechos pesqueros son un grave problema

En octubre Calderón viajó a Buenos Aires a la Feria Masticar. Combinó una reunión con una Abogada para avanzar en el proceso de patentamiento. En esa reunión, el reconocido chef español confesó que ya lo había patentado a su nombre dejando de lado a sus socios en el proyecto.

Tiempo después Blázquez les pidió perdón y prometió reparar el daño sumándolos a la patente. Volvió a Madryn y se juntó de nuevo con Calderón donde hicieron las paces.

Pero después de compartir otro evento gastronómico en Esquel, y de vuelta en Buenos Aires, Blázquez le envió un mensaje por Whatsapp a Calderón diciendo que “no compartiría la patente y que sólo firmaría un contrato para la producción del insumo.”

Luis Calderón

Después de que la noticia de “la iniciativa fenomenal” de Borja Blázquez llegara a los medios, el madrynense eligió las redes sociales para descargarse. En diálogo con Roberto Suárez, de LU17 Radio Golfo Nuevo dijo “yo conozco la definición de la palabra chanta. Pero bien podrían cambiarla y poner que significa Borja Blázquez”

Por estas horas Calderón evalúa los pasos legales a seguir. ¿Qué tendrá para decir el cocinero mediático?

 

 



Comentarios

Simple Share Buttons