martes 23 de mayo del 2017

Columnistas

Por: Enrique Gil Ibarra
Lunes 30 Enero de 2017

Productoras de insumos para energías renovables buscan su lugar

Las pymes argentinas podrían fabricar el equipamiento requerido para la instalación de energía térmica distribuida con “estándares internacionales de calidad.” Esto representaría no menos de un millón y medio de horas hombre directas y 4.500.000 indirectas.

  • Share this on WhatsApp

Las pymes argentinas podrían fabricar el equipamiento requerido para la instalación de energía térmica distribuida con “estándares internacionales de calidad”, y esto representaría no menos de un millón y medio de horas hombre directas y 4.500.000 indirectas. Es decir, seis millones de horas de trabajo argentino.

Los insumos para poner en marcha la energía renovable

Tras la falta de trabajo, muchas pymes piden que el ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, las reciba. Según CADIEEL (Cámara Argentina de Industrias Electrónicas, Electromecánicas y Luminotécnicas), llevan cuatro pedidos de audiencia ante el titular de Energía y de Producción, Francisco Cabrera, que “jamás” fueron respondidos; y alertó que el 35% de las fábricas redujo personal, la mitad disminuyó su producción y ocho de cada diez industrias trabaja en un solo turno.

El Ing. Jorge Luis Cavanna, titular de la Cámara, dijo que lamenta que, tras más de un año de gestión el sector que representa, aún no haya sido recibido por el ministro de Energía y Minería, para que pueda conocer “de primera mano el delicado momento que atraviesan las pymes industriales”.

Ing. Jorge Luis Cavanna, titular de la Cámara

“Queremos que el ministro escuche nuestra propuesta para convocar a una mesa de trabajo multisectorial y federal en la que se reúnan los adjudicatarios de las licitaciones para energías renovables y térmica distribuida, la industria, los sindicatos y el sector público para constituir un ámbito de diálogo en el que podamos ofrecer el producto del trabajo argentino y no dejar pasar esta oportunidad tan importante para nuestro desarrollo competitivo”, indicó Cavanna.

El dirigente fabril consideró también que “es imprescindible que el Estado intervenga para que los adjudicatarios permitan que la la industria argentina compita, tal como lo hace exitosamente en los 60 países de los cinco continentes a los que exporta” y destacó que los planes de inversión en materia energética anunciados por el Gobierno deben ser una “herramienta de desarrollo para las industrias y los trabajadores argentinos, especialmente cuando son soportadas con los recursos de los argentinos.”

También puso de relieve que “el ecosistema de las renovables es una actividad con generación de empleo” y destacó que “por cada MW eólico de potencia instalada con insumos fabricados localmente se pueden generar 20 puestos de trabajo directos y otros 160 indirectos”.

Además, apuntó que, para las pymes argentinas, fabricar el equipamiento requerido para la instalación de energía térmica distribuida con “estándares internacionales de calidad”, insumiría no menos de un millón y medio de horas hombre directas y 4.500.000 indirectas. Es decir, seis millones de horas de trabajo argentino.

ULTIMAS COLUMNAS

VER TODAS LAS COLUMNAS
Simple Share Buttons