miércoles 18 de octubre del 2017

Columnistas

jueves 10 agosto de 2017

Río Chubut: ¿agua limpia, sucia o contaminada?

Mucho se ha dicho y se dirá sobre las aguas del Río Chubut. El uso, desuso, la poca conciencia sobre su cuidado y su destino son algunos de los interrogantes que responde esta entrega de ciencia adaptada a la vida real.

  • Share this on WhatsApp

Sobre el Río Chubut se dice, se habla, se escribe tanto, sin embargo a veces hay que volver al principio para entender buena parte de lo que se dice o se escribe.

¿Sabemos bien qué es el agua? ¿Sabemos bien qué es el agua potable? ¿Sabemos bien cuándo está sucia y cuando está contaminada?

Parece infantil hablar del agua hasta que nos damos cuenta que se confunden conceptos y que se repiten palabras sin conocer su significado.

Agua ¿sabemos qué es?

El agua es una sustancia abundante en la naturaleza. No es un elemento como se suele escuchar cuando se anuncia su faltante por cortes programados del suministro.

Y es abundante en los organismos vivos además de que todos dependen del agua, es imprescindible para la vida.

Es un recurso natural renovable porque cumple un ciclo en la naturaleza, generalmente se encuentra en estado líquido, pero también puede existir en estado sólido como en los glaciares o en estado gaseoso como en las nubes, esto permite su reobtención permanente. Sin embargo puede no ser siempre así.

Agua en estado sólido

Hay distintos tipos de agua, según diversos criterios que permiten clasificarla. Me detendré en diferenciar el agua pura del agua potable.

Cuando hablamos de “agua pura” se trata de agua destilada, que es químicamente pura porque gracias al proceso de destilación, se obtiene libre de cualquier sal en disolución. Esta agua es indigesta, quiere decir que no es bien aceptada por nuestro cuerpo, aunque hay una corriente de deportistas aconsejados por profesionales que sostienen lo contrario, que la consumen sin inconvenientes. Esto podría ser tema de otro artículo.

Suele confundirse el agua pura con el “agua potable”, la cual es producto de otro proceso, la potabilización.

Río Chubut a la altura de Gaiman

Este proceso explicado sencillamente, consiste en poner en contacto el agua proveniente de la fuente desde donde se la toma – en el caso de Chubut, es el río homónimo- se la deja sedimentar o reposar para que se separen elementos macroscópicos, grandes, luego se le agregan sustancias clarificantes y gelificantes como el alumbre o la cal viva para ocluir partículas más pequeñas y se filtran aquellos componentes sedimentados, y finalmente se le agrega cloro como agente esterilizador, o sea para eliminar microorganismos.

Debe quedar con aspecto limpio y de sabor agradable, con menos de ½ gramo de sales minerales disueltas en un litro (el agua de mar tiene 36 g de sales por litro, por lo tanto no es potable); debe contener gases del aire disueltos (nitrógeno, oxígeno y dióxido de carbono). Debe estar exenta de sustancias tóxicas y de microorganismos patógenos. Todos estas condiciones son requeridas por el Código Alimentario Argentino, ya que el agua es un alimento desde el punto de vista nutritivo.

LA CONTAMINACION

El agua como sistema natural puede sufrir el proceso de la contaminación. Los recursos provistos por la naturaleza son para aprovecharlos pero tratando de no agotarlos, y minimizando el impacto sobre el medio porque éste sufre cambios por reacciones químicas irreversibles, es lo que comúnmente se llama impacto ambiental y se define como el efecto que produce una determinada acción humana sobre el ambiente.

Así se llega a la contaminación, fenómeno que la naturaleza no puede revertir, la cantidad de elementos ajenos al sistema son tantos o son impropios a su composición normal que se hace difícil la recuperación porque el sistema no se adapta. La contaminación es liberación de sustancias que, de manera directa o indirecta, causan efectos adversos sobre el medio y los seres vivos.

Las acciones negativas empiezan con la suciedad, se desecha basura de todo tipo, desde restos de comida hasta envoltorios plásticos o elementos inútiles porque están rotos. Y esto a veces pasa en las aguas del Río Chubut. Luego, sobreviene la contaminación si sucede lo antes dicho.

Lo que dejó el temporal en Chubut

En la Planta de potabilización se encargan de eliminar mediante las fases ya descriptas, todos esos ingresos al agua que no pertenecen al sistema, desde los elementos grandes en la etapa de descarte macroscópico, hasta los microorganismos que no se ven a simple vista, para convertirla en el agua “corriente” apta para el consumo humano, que cumple con las condiciones previstas en la legislación.

Me parece que lo que falta en nuestro Río Chubut, la fuente de agua potabilizable más importante de la provincia, es más y mejor limpieza en el cauce y como en muchos casos, reconvertir nuestras acciones porque dependen de nuestra voluntad, por lo tanto son educables. La buena educación permitiría cuidar más a nuestro río.

Comentarios

Simple Share Buttons