martes 19 de septiembre del 2017

Proyección Internacional

jueves 6 julio de 2017

Actualidad

Bariloche recibió al primer refugiado sirio de la Patagonia

Bashar Badro se convirtió en el primer refugiado sirio en la región. Sin hablar una palabra en español, confía en poder rehacer su vida de cara al Nahuel Huapi.

  • Share this on WhatsApp

Bashar Badro tardó más de dos días en llegar a Bariloche y reencontrarse con su nueva familia. Pero la espera fue mucho más larga. Las conversaciones comenzaron en 2013 y las gestiones formales tardaron ocho meses para poder integrarlo en el Programa Siria del gobierno nacional.

“Su familia se quedó en Damasco”, contó Hisham Abdul Hai, un ingeniero nuclear sirio que llegó a esta ciudad en 2011, para completar sus estudios, y terminó por quedarse hasta formar parte de la comitiva que recibió a Bashar.

La llegada a la ciudad rionegrina

Los integrantes del Nodo Lagos del Sur del Refugio Humanitario también estuvieron presentes. Jessica Gallardo integra ese grupo y será quien le facilite una casa hasta que pueda rehacer su vida.

Bashar no imaginó un recibimiento de tal magnitud. Por algunos instantes se convirtió en una celebridad que fue acaparado por las cámaras. Sin hablar una palabra en español, se apoyó en Hisham para dar detalles de su travesía.

“Fueron meses muy duros”, dijo acerca de su estadía en Beirut (Líbano) en la costa del Mediterráneo. Recordó que dejó Siria para no participar de la guerra, no volvió a su rol como ingeniero agrónomo y comenzó a ganarse la vida trabajando en una estación de servicio.

Jessica y Bashar se conocieron hace cinco años en un curso que compartieron en la India. Ambos llegaron a ese lugar de la mano de una beca con financiamiento internacional.

“Ahí conocí su historia”, contó la barilochense que, al anoticiarse del conflicto sirio, le sugirió buscar refugio en Argentina.

Los trámites comenzaron en 2013 con una carta de invitación que no prosperó. Dos años después retomaron las gestiones y en 2016 se toparon con el Programa Siria. Desde entonces tardaron ocho meses en poder reencontrarse en un abrazo infinito.

Explicó que Bashar huyó de Siria pensando que la guerra acabaría en algunos meses, pero terminó por dejar a su familia en Damasco.

“Es empezar de cero”, confió esperanzada en lograr que el cambio de vida funcione para que Bashar pueda hacer de la tierra rionegrina su nuevo hogar.

Fuente: Diario Río Negro

LO ULTIMO DE NUESTROS COLUMNISTAS

Simple Share Buttons