sábado 16 de diciembre del 2017

Neuquén

lunes 4 diciembre de 2017

Meioambiente

La salud del río Neuquén pende de un hilo

El río Neuquén tiene serio riesgo de daño ambiental. En la localidad de Centenario se debatirá un proyecto cloacal en audiencia pública. Alerta en varias localidades linderas al curso de agua.

  • Share this on WhatsApp

La salud del río Neuquén pende de un hilo. O mejor dicho, de tiempo y dinero. Este río, que goza de uno de los paisajes más atractivos de la zona, está en serio riesgo de contaminarse en forma total.

El problema no es nuevo, pero el ecosistema de la ribera hoy está expuesto a los desperfectos de las plantas cloacales, residuos agrotóxicos de la zona rural y también, según afirman los ambientalistas, a los manejos de algunas empresas en Vaca Muerta.

El río Neuquén a la altura de Centenario

Este cóctel peligroso llegó a un límite y este año la Justicia Federal habilitó un amparo colectivo por la denuncia de vecinos de Centenario que viven aguas abajo de la planta cloacal. Ente otras cosas, dispuso que se impulse un plan de inversiones para sanear el río y que se lo someta a una audiencia pública para debatir un proyecto ambiental, que se realizará el 12 de diciembre en esa ciudad.

El defensor oficial federal de Neuquén, Pablo Matkovic, aseguró que es la primera vez que se realizará un audiencia pública ambiental por la contaminación de los ríos en el país. Pero el problema también viene aguas arriba y hasta la misma Defensoría está recibiendo planteos de ciudades como Cinco Saltos, para evitar que la contaminación llegue a niveles mayores en el río.

“Cuando llegó el caso de Centenario, abordamos el trabajo en esa planta porque la gente se acercó, denunció y encontramos pruebas concretas de eso. Desde el Municipio, el intendente (Esteban Cimolai) nunca nos puso trabas para trabajar”, explicó Matkovic.

El proyecto para reactivar al 100% de la planta cuesta 91.337.506 pesos en una primera etapa. Pero para sanear la ciudad con obras nuevas troncales de cloacas y conexiones domiciliarias, la iniciativa técnica no baja de 200 millones de pesos.

La imagen de la contaminación no es la de una foto constante y depende del nivel de caudal del río y de los monitoreos en los distintos puntos. En Centenario, los monitores de 2015 y 2016, más algunas notificaciones de la dirección provincial de Recursos Hídricos (la 0036/15) ya advertían sobre el mal manejo de la planta cloacal y sobre los vertidos crudos al río Neuquén. En la cédula, ese organismo provincial había detectado un baipás alternativo por donde la planta arrojaba líquidos sin tratar en forma constante al río. Se le pidió a la comuna el cese inmediato de los vertidos, que recién lo pudo hacer esta gestión el pasado 6 de enero.

Incluso hoy, con algunos desperfectos electromecánicos y más de 40 millones de pesos invertidos, persisten algunos problemas cada vez que la planta se queda sin energía. Un problema de fondo que se soluciona con más dinero.

El tema de la salud de los ríos y la contaminación es una prioridad por encima de la obra pública, de acuerdo con lo planteado por el intendente de Centenario, Esteban Cimolai.

En ese sentido, a principio de este año suspendió la Fiesta del Pionero, un festejo que se hacía desde 2010, y tuvo un austero aniversario de Centenario, el 11 de octubre pasado.

¿Qué pasará en verano con los balnearios?

En casi dos años la comuna destinó alrededor de 40 millones de pesos a inversión de saneamiento, no sólo en la planta. Aunque los resultados son por ahora de mantenimiento, hasta que se apruebe el proyecto para restablecer la planta cloacal, que fue modelo en la década de los 90 pero que nunca funcionó por completo.

El proyecto en cuestión está en los despachos del Ente Nacional de Obras Hídricas Sanitarias (Enohsa) y espera una definición que, por ahora, está estancada desde lo político y financiero. Neuquén capital y Loncopué tienen proyectos similares y Centenario está relegada en tercer lugar a la espera de fondos nacionales de ese organismo.

Mientras tanto, el río espera. No sólo dinero, sino volver a ese tiempo de aguas limpias y saludables.

El clima de mayor tensión ocurrió a finales de 2015, cuando el Municipio de Centenario realizó una denuncia por un presunto sabotaje en la planta cloacal. La Justicia Federal recorrió las instalaciones y halló elementos y datos para sostener que la investigación involucra a funcionarios públicos.

Luego, un grupo de vecinos interpuso una medida cautelar y la Defensoría Oficial Federal del Neuquén les dio directivas a la comuna y a la AIC para trabajar en un proyecto para evitar la contaminación.

Pero la repercusión fue tan grande que la problemática tuvo eco el año pasado en el río Limay, donde se cerraron balnearios por un tiempo, debido a la contaminación.

 

El límite de Escherichia coli en el agua, para ser apta para recreación, es de 200 bacterias por mililitro. En la zona de Centenario y parte de Vista Alegre se hallaron en su momento 25 veces más de los niveles permitidos.

Si bien hay una denuncia de contaminación en la planta cloacal de Centenario, río arriba también hay monitoreos. En los últimos meses se constataron altos niveles de Eschericia coli en el sector de Cinco Saltos, en Río Negro, que también utiliza el río Neuquén.

Alerta en varias localidades por contaminación del río

UNA CAUSA PENAL

Por la contaminación, están imputados en una causa federal penal el ex intendente Javier Bertoldi y el actual, Esteban Cimolai, quien se puso al frente de una campaña para sanear la planta con fondos municipales y gestión.

Los vecinos interesados en discutir el proyecto pueden anotarse en la página oficial del Municipio de Centenario, www.centenario.gov.ar/audiencia-publica/, o dirigirse al Palacio Municipal ubicado en San Martín e Intendente Pons de esa localidad.

Fuente: La Mañana Neuquén

Comentarios

LO ULTIMO DE NUESTROS COLUMNISTAS

Simple Share Buttons