viernes 22 de septiembre del 2017

Río Negro

jueves 2 febrero de 2017

Educación

La tabla periódica que se aplica a la vida real tiene sello rionegrino

La tabla periódica de los elementos surgió en 1869 pero, desde hace algunos años, un equipo de investigadoras del Centro Atómico Bariloche (CAB) decidió crear una versión propia y en español. Vincularon los elementos con la naturaleza y con cosas de la vida cotidiana.

  • Share this on WhatsApp

La tabla periódica de los elementos surgió en 1869 pero, desde hace algunos años, un equipo de investigadoras del Centro Atómico Bariloche (CAB) decidió crear una versión propia y en español. Las responsables dijeron que el objetivo fue “despertar el interés” de estudiantes y docentes por igual.

El equipo que creó la tabla periódica en Bariloche

“La tabla es especial, no es la clásica”, aseguró la periodista científica Jordana Dorfman, una de las encargadas del armado de la pieza, quien además explicó que intentaron dar a conocer los usos de los elementos o dónde encontrarlos en la naturaleza.

A modo de ejemplo, la tabla muestra que el hidrógeno se utiliza como combustible de cohetes, que el calcio se encuentra en los huesos o que el tungsteno se emplea en biromes.

“No somos originales, ya que tablas con características similares existen hace muchos años en inglés”, señaló Dorfman y destacó el trabajo de las investigadoras para su traducción y la búsqueda de aplicaciones o lugares de la naturaleza que fueran conocidos por todos.

Además de Jordana Dorfman y Patricia Mateos, responsable del área de divulgación de ciencia y tecnología del CAB, el equipo humano detrás de esta tabla periódica está compuesto por Morena Robles, las investigadores Andrea Bellver y Margarita Ruda, y las diseñadoras Natalia Mastrangelo y María José Zubrzycki, del Instituto Balseiro.

La química aplicada a la vida real

Precisamente fue Mateos quien llegó con la propuesta en el 2011 de cara a la tradicional muestra que organizan el CAB junto al Balseiro.

“Es divertido encontrarse con elementos que uno no conoce y descubre que en realidad lo usa en alguna aplicación cotidiana o uno conocido que aporta a los asados y resulta que también está en nuestro ADN, como el carbono”, describió acerca de la buena recepción del material de estudio.

Esta versión de la tabla está disponible también en formato digital y tiene incorporados los cuatro elementos que fueron reconocidos en 2016 por la Unión Internacional de Química Pura y Aplicada: Nihonium, Moscovium, Tennesine y Organesson.

Las investigadoras aseguraron que esta herramienta no solo se utiliza en química, sino también en otras materias como tecnología, biología y física.

Fuente: Diario Río Negro

Comentarios

LO ULTIMO DE NUESTROS COLUMNISTAS

Simple Share Buttons