miércoles 23 de agosto del 2017

Río Negro

Sábado 29 Julio de 2017

Actualidad

Un reclamo muy claro en Cipolletti: “la calle es de todos”

"Ciclistas Urbanos" es un colectivo formado por arquitectos que fomentan el debate para pensar en sociedades más inclusivas. No creen que las ciclovías sean una solución.

  • Share this on WhatsApp

Ciclistas Urbanos Confluencia es un grupo de arquitectos que organizan debates y actividades para pensar a las ciudades de manera más accesible e inclusiva. Critican el abuso de los automóviles y defienden el transporte público. No plantean a la bicicleta como un medio deportivo o de entretenimiento sino que la conciben como un medio de transporte, pero no excluyente.

Sus integrantes sostienen que las ciudades están pensadas para los vehículos individuales y no para las personas. Basta con observar la extensión del asfalto y el espacio que se cede para las veredas, o el tamaño de una senda peatonal para concluir que razón no les falta. No pretenden descalificar el uso del auto, sino que critican el abuso.

Bicicletas en la ciudad

SUPERPOBLACION

Germán Curruhuinca es uno de los fundadores de esta agrupación. Es arquitecto y hace algunos años comenzó a movilizarse en bicicleta, evitando la compra de un automóvil. Advierte que la superpoblación de vehículos a motor genera serios problemas en las ciudades.

“La principal causa de los accidentes está relacionada con la velocidad, y la bicicleta es un modo de bajar esta velocidad. En el mundo se está hablando de ciudades 30 km/h e inclusive de ciudades 10 km/h.”, explicó.

A esas velocidades no solo aumenta la posibilidad de reaccionar y evitar un accidente, sino que el riesgo de muerte es prácticamente nulo.

PACIFICACION O CONVIVENCIA

Movilizarse en bicicleta resulta, generalmente peligroso e inseguro. La mayoría de los espacios no están pensados para la circulación de ciclistas o peatones.

“La mejor ciclovía es la que no se construye”, dijo Germán y resaltó que “se trata de una herramienta que busca la pacificación del espacio, pero no la convivencia”.

Aquí el razonamiento de este colectivo urbano empieza a hilar más fino, por lo que la aclaración viene a echar luz: “lo que sí es necesario es el respeto, porque la calle es de todos”, reclamó. Lo presenta entonces como un problema más cultural que vial.

En ese sentido agregó que “esto que hoy parece tan ilógico de decir sobre que las bicicletas tienen que respetar el espacio de los autos porque las ciudades están pensadas así, y que si se cruzan en nuestro camino van a generar un accidente es algo que propone anteponer un derecho sobre el otro”.

Esperar el turno y adelantar sería la solución mejor pensada, pero es frecuente que se obligue al ciclista a bajar de la calzada y se lo sobrepasa de manera riesgosa.

EL TRANSPORTE PUBLICO

Por otra parte destacó que “la movilidad sustentable que nosotros pregonamos no solamente empieza y termina en la bicicleta. Empieza en los peatones y nosotros somos una parte como ciclistas. Otra parte fundamental es el transporte publico, no son tan agresivos para las ciudades en términos de uso”.

Puso especial énfasis sobre el Tren del Valle, porque “se trata de un servicio estatal, y no privado como el colectivo”.

Además, explicó que hoy se está asistiendo a un nuevo debate, que considera al género sobre el espacio público. “Las ciudades están hechas por hombres y para hombres. Este tema no está cerrado todavía”, aportó.

Fuente: Diario Río Negro

Simple Share Buttons