jueves 20 de julio del 2017

Santa Cruz

Lunes 6 Febrero de 2017

Rutas nacionales

La mítica Ruta 40 se cae a pedazos en la cordillera santacruceña

A pesar de haber sido repavimentada hace poco tiempo la Ruta 40 en Santa Cruz está en muy mal estado. Un producto turístico desaprovechado y olvidado. Una vía de comunicación que pone en peligro a quienes transitan por el lugar.

  • Share this on WhatsApp

A pocos años de haber sido pavimentada en casi toda su extensión, sectores de la Ruta 40 en Santa Cruz está en estado deplorable, con considerables y peligrosos baches. Sumado a los sectores no pavimentados que carecen de mantenimiento.

¿Quién se hace cargo de la R40?

Con la llegada del kirchnerismo al Gobierno nacional en el 2003, la ruta cobró impulso, no sólo como vía de acceso entre provincias, sino también para fomentar la actividad turística. Las obras de asfalto comenzaron a llegar en diferentes tramos de los 5194 kilómetros de extensión. Se modificó la traza original haciendo que el Km 0 se fijara en Cabo Vírgenes Santa Cruz aunque aún sin ruta hasta el Km 100 en Punta Loyola.

Al 2004, Santa Cruz no tenía un sólo kilómetro pavimentado de esta ruta. Diez años después unos 300 kilómetros quedaron en estado de ripio, con obras de pavimentación a lo largo de más de mil kilómetros.

En una recorrida realizada recientemente por un periodista calafateño, pudo observar que los 70 kilómetros entre Tres Lagos y Gobernador Gregores quedaron no sólo sin pavimentar, sino en estado de abandono. El ripio que se estaba utilizando para preparar el terreno a asfaltar quedó suelto y es desparramado solo con el pasar de los vehículos particulares. Un sector de terreno arcilloso hace imposible el tránsito cada vez que en la zona llueve, que por suerte no ocurre tan seguido.

Carteles que señalan que son “sectores en obras” se mantienen al costado de la ruta, como los postes S.O.S que no funcionan. En el tramo no se ven máquinas viales, privadas ni estatales. Sólo guanacos, y vehículos de familias que tratan de sobrevivir a los serruchos y ripio suelto, suelo quebrado, y todo aquello que se pueda presentar.

Las informaciones que gran parte del trazado santacruceño está asfaltado atrae a turistas en autos, camionetas y motos.

Pero, la RN40 en Santa Cruz comienza a ser un gran desafío y vuelve a ser hostil, como cuando no había asfalto.
Entre Gobernador Gregores y Perito Moreno (358 Km) el asfalto presenta grandes imperfecciones. Los baches comenzaron a proliferar un par de años atrás y se profundizaron en el verano 2017.

Un producto turístico desaprovechado

Grandes y profundos, los agujeros son los autores materiales de considerables roturas en automóviles, como le pasó a la familia chilena que había emprendido su vuelta luego de pasar por El Calafate, y que antes de llegar a Perito Moreno se salvó de un accidente porque no iba tan rápido, cuando rompió un amortiguador. Vialidad Provincial hace en estos días un trabajo de bacheo cerca de Perito Moreno, pero parece no alcanzar para la cantidad de baches.

Quienes transitan por esa ruta dividen sus opiniones, entre responsabilizar a los camiones chilenos que comenzaron a elegir a la 40 para unir el centro y sur de ese país faltante de rutas, y los que echan la culpa a que la obra está mal hecha, con poco tiempo de compactado del terreno, y faltante de material.

Fuente: La Opinión Austral

Simple Share Buttons