sábado 18 de noviembre del 2017

Santa Cruz

martes 14 noviembre de 2017

Atractivos turísticos

Naturaleza e historia para disfrutar en Puerto Deseado

Puerto Deseado se prepara para otra imperdible temporada de Pingüinos Penacho Amarillo en la única colonia de la especie del hemisferio sur. Además este fin de semana se celebra el Centenario del Faro Cabo Blanco, un emblema turístico e histórico de la ciudad.

  • Share this on WhatsApp

La ciudad santacruceña tiene el privilegio de disfrutar de cerca a los pingüinos penacho amarillo, que como cada año llegan a anidar y multiplicar su reproducción familiar. Sin embargo existe además un importante reservorio histórico y cultural, paisajístico y gastronómico.

Se trata de una colonia de aproximadamente 30 mil pingüinos de penacho amarillo y de Magallanes, que anidan y cuidan a sus crías en Isla Pingüino, una de las áreas naturales protegidas por la provincia de Santa Cruz, ubicada a unos 20 kilómetros del centro urbano y accesible con una breve y vistosa navegación.

Puerto Deseado es el anfitrión privilegiado de la llegada y apareamiento de los reyes de las olas. El penacho amarillo comienza su arribo a la única colonia del hemisferio sur, donde el turismo tiene la gran posibilidad de conocerlos en su hábitat natural.

La Reserva Isla Pingüino es una de las áreas naturales protegidas en Santa Cruz, ubicada a 20 kilómetros del casco urbano de Puerto Deseado y accesible al turismo a través de una breve navegación. Allí se dan cita 2.000 pingüinos de penacho amarillo, que conviven con 30 mil pingüinos de Magallanes en la nidificación y cuidado de sus crías.

La pequeña ciudad pesquera, al Noroeste de la provincia de Santa Cruz, se convierte en el atractivo para toda la familia con la llegada paulatina de los simpáticos ejemplares de la fauna marina. La costa, transformada en gigantescas pingüineras, comenzó a poblarse de estos peculiares “pájaros niños”, de espaldas negras y pecheras blancas, que no pueden volar y sí, en cambio, nadan con la habilidad de los peces.

Búsqueda del mejor hogar: Los días que median entre la llegada del grupo y la postura de los primeros huevos, los pingüinos se dedican a la búsqueda y acondicionamiento de los albergues. Las parejas ya consolidadas localizan el viejo nido y se ocupan de remozarlo. Las parejas nuevas buscan un buen sitio para cavarse uno. Los pingüinos suelen mantener su pareja a lo largo de sus vidas.

Ría en Puerto Deseado

Aventura y adrenalina: Uno de sus principales atractivos de Puerto Deseado es contar con la única ría de Sudamérica, que tiene 42 kilómetros de extensión. El cauce natural del río Deseado que, al retirarse los glaciares hace 10 millones de años, fue invadido por el agua del mar, muestra un paraje de características únicas. Su descubrimiento fue casi por casualidad, alrededor de 1520, por Hernán de Magallanes en su travesía de circunvalación en busca del ansiado paso hacia el océano Pacífico.

El marino inglés Thomas Cavendish, le dio su nombre, en honor a su nave capitana, el Desire, y hasta el padre de la teoría de las especies, Charles Darwin, le dedicó unos cuántos párrafos a la desolada e inmensa majestuosidad del paisaje. Excursiones en kayak hacia una de las comunidades más grandes del mundo donde conviven los pingüinos con distintas aves migratorias.

Hoy, convertida en reserva natural, el área comprende el sector delimitado por la totalidad de la ría Deseado, desde el Cañadón Giménez, pasando por Cañadón Torcido, islas Quiroga y de los Pájaros (donde habita una gran colonia de pingüinos de Magallanes) y la isla Larga hasta el sector denominado Paso Marsicano.

Para recorrer la costa: Las posibilidades de recorrer la costa son varias. Los circuitos incluyen bicicleteadas e itinerarios náuticos, los más recomendados para poder apreciar la monumentalidad del paisaje, que se combinan con caminatas y navegación. La costa norte de la ría es la que presenta la mayor cantidad de atractivos, por su topografía.

Dos de las principales actividades que se llevan a cabo en sus aguas son el cruce a nado y la bajada de la ría. La primera se realiza en enero y corresponde al cruce a nado, ida y vuelta, de los 400 metros de su cauce, en tiempo cronometrado, actividad de la que participan atletas de todo el país y que ya lleva su séptima edición. En el caso de la bajada de la ría Deseado, se lleva a cabo en febrero y comprende un circuito náutico que recorre la ría, en kayak o embarcaciones tipo canoas, desde su naciente hasta su desembocadura en el mar.

100 AÑOS DEL FARO CABO BLANCO

Una doble travesía ciclística formará parte de los festejos por el Centenario del Faro Cabo Blanco, construido 1917 y cuya linterna inaugural fuera traída de Francia. Puntos emblemáticos bordeando la Ría Deseado, formarán parte del recorrido que se iniciará el sábado 18 del corriente y que tendrá como corolario pedalear el domingo 19 hacia la Reserva Natural por el aniversario de esta guía de luz de 26,7 metros, aferrado al continente por un istmo de arena y piedra de 800 metros entre ronquidos de lobos marinos, uno de sus mayores apostaderos continentales, y el vuelo de cormoranes.

El faro emblemático de Puerto Deseado

A lo largo de 35 km, los participantes visitarán algunos de los cañadones más extraordinarios que esconde la Reserva Provincial Ría Deseado. La concentración se producirá en “Chacra El Bajo”, continuando hasta Playas Blancas y retornará al punto de partida. Al promediar el fin de semana largo y por un trayecto de 45 km, la Reserva Natural Cabo Blanco, formará parte del escenario central de esta actividad deportiva que suma aficionados y no tanto a disfrutar también de la naturaleza paisajística.

Este mega evento auspiciado por el Municipio de Deseado, a través de las Subsecretarías de Turismo y, de Recreación y Deportes, organizado por Ciclismo del Club Deseado Junior’s, Evolution Biker y la Asociación de Amigos de Cabo Blanco, cerrará la jornada con una cena de camaradería en las instalaciones de Club Deseado Junior’s.

Fuente: Hostnews

Comentarios

Simple Share Buttons