domingo 19 de noviembre del 2017

Santa Cruz

lunes 2 enero de 2017

Año nuevo

Río Gallegos: la bienvenida del 2017 estuvo pasada por agua

La interminable lluvia del 31 de diciembre afectó significativamente a muchos barrios de la ciudad y también a la zona céntrica, donde varias calles quedaron anegadas. Sólo ocho familias aceptaron y fueron evacuadas, pero se estima que un importante número de viviendas resultó inundado.

  • Share this on WhatsApp

El último día del año en Río Gallegos llegó con intensas lluvias que comenzaron en la madrugada y se extendieron hasta aproximadamente las 17 horas. Asimismo, como sucedió en Navidad, muchos barrios se vieron inundados y, como consecuencia, un gran número de familias sufrió lo mismo en sus viviendas.

Así quedó la ciudad después de las lluvias del 31

Si bien desde el Municipio y Protección Civil se preveía que esto podía suceder, las lluvias fueron notoriamente superiores a las del sábado pasado y, por ende, los vecinos perjudicados y los daños fueron mayores, a pesar de la ayuda de instituciones provinciales y privadas.

No sólo los sectores más alejados fueron los afectados, sino también la zona céntrica tuvo avenidas y calles anegadas durante varias horas, hasta que las precipitaciones se calmaron una vez caída la tarde. Se estima que cayeron más de 30 milímetros de agua, lo que superó la media mensual de 24, que suele caer durante los 31 días del mes.

Sobre lo que fue la última jornada de 2016 y los trabajos que se realizaron ante las problemáticas, el director de Acción Comunitaria del Municipio, Eduardo Murúa,  señaló que sólo ocho familias fueron evacuadas temporalmente, “cuatro en el Cenin Nº 4 y otras cuatro en el Gimnasio Municipal ’17 de Octubre’”.

Al respecto, indicó que muchos vecinos que se vieron afectados, con sus hogares parcialmente o enteramente inundados, no quisieron dejar sus viviendas, tal como sucedió en Navidad. “Aproximadamente a las 20 horas, los evacuados ya se habían retirado de estos lugares y reubicado en casas de familia o allegados”, contó sobre los que sí aceptaron.

En tanto, subrayó que uno de los barrios que se vio más perjudicado fue el de Madres a la Lucha, en donde “se tuvo que ingresar con el camión del Ejército” y dijo que en muchos sectores “el agua llegaba hasta las rodillas”, lo que significó que muchas viviendas fueron afectadas “y se sabía que el daño fue grande”.

Si bien no pudo dar precisiones sobre cuántos hogares resultaron afectados, se estima que el número de vecinos alcanzados fue muy importante y que fácilmente se superaría el centenar de casas inundadas.

A su vez, Murúa subrayó que con las personas ayudadas “quedó el contacto para que en esta semana podamos volver a encontrarnos y ver en qué podemos ayudar, considerando que hemos recibido varias donaciones”.

La necesidad de nuevas obras pluviales en la capital santacruceña

Por último, el titular de Acción Comunitaria contó que si bien fue mucha la cantidad de agua caída, no hubo que lamentar a ninguna persona herida y destacó la solidaridad de los vecinos que ayudaron a otros, además del trabajo en conjunto con otros organismos que contactaron y ayudaron. “En ese sentido, estoy muy agradecidos con toda la comunidad”, cerró.

LAS OBRAS NECESARIAS

En el marco del primer izamiento dominical del año, el intendente Roberto Giubetich fue entrevistado por la prensa y apuntó que hacía más de 47 años que no llovía como lo hizo el sábado y en tan corto tiempo, subrayando que “no fueron novedad” las problemáticas que se generaron y que desde el miércoles iniciaron reuniones para formar una comisión con Defensa Civil, Bomberos y otros entes.

En este sentido, consideró que “como es nuestro sistema pluvial”, se sabía que iba a pasar lo que sucedió y consideró: “no alcanza a drenar, porque el sistema es mixto y fue hecho a mitad del siglo pasado, y está diseñado para una ciudad que en ese momento tenía 50 mil habitantes, con mayoría de calles de tierra y terrenos sin construir, por lo tanto gran parte del agua era absorbida”.

Sobre la ayuda brindada, señaló que “aproximadamente 30 familias” requirieron atención específica, pero que “la mayoría de los reclamos tenía que ver con calles anegadas, salvo las situaciones de agua dentro de las casas”.
En tanto, sobre el pedido elevado a Nación para las obras pluviales, recordó que “a precio de agosto del año pasado, son aproximadamente 500 millones” y que con el proyecto “se resuelve el 60% de los problemas de la ciudad con respecto a la lluvia”.

“Está gestionado el financiamiento del proyecto, aprobado desde el punto de vista técnico, presupuestario y estimamos que en enero o febrero lo vamos a poder concretar para hacer la obra, que dura más de dos años”, remarcó, augurando que el objetivo es poder “empezarla antes de este invierno, para terminarla en 2019”.

Fuente: La Opinión Austral

Comentarios

Simple Share Buttons