sábado 24 de junio del 2017

Tierra del Fuego

Sábado 18 Marzo de 2017

Leyendas

¿Sabías qué…? Dicen que “zorzal criollo” estuvo preso en Ushuaia

La leyenda cuenta que el famoso cantor estuvo en la cárcel de Ushuaia. Si se buscan en los archivos prontuarios y sentencias, nada se puede encontrar. Todos fueron enviados a Bs. As. y según los testimonios se perdieron en el sótano del viejo edificio de la Penitenciaría. Pero son muchos los que están convencidos de que la historia es cierta.

  • Share this on WhatsApp

Según la leyenda, el ícono del tango estuvo alojado en una celda minúscula. Si fuera cierto, en el registro de ingreso figura una persona llamada Charles Romuald Gardés, allí cantó su canción más amarga.

La historia la echó a rodar un militar que, por motivos políticos, fue confinado dos años en Ushuaia. Cuando el artista recuperó la libertad, coincidieron en el viaje de retorno a Buenos Aires. Este hombre lo escuchaba cantar de felicidad en la cubierta del barco. Años después, el militar reconoció en el ídolo del tango al joven ex convicto que escuchaba canturrear en el vapor que los devolvía a la libertad.

La celda donde habría estado preso Gardel y un retrato hecho por un recluso anónimo

Desde su nacimiento, todo es enigmático en Gardel, por eso quienes pintaron su retrato en el penal apuestan a que, con la llegada de la fama, el “zorzal criollo” haya logrado hacer desaparecer todos los registros, menos uno, donde figura el nombre francés de su pasado carcelario.

Esa estadía en la actual “Cárcel del fin del mundo” habría sucedido entre 1905 y 1907, cuando era un ignoto muchacho de 14 años de edad, en un período de su vida de la cual se sabe muy poco.

El que luego sería el mejor cantor de todos los tiempos, había sido detenido en Florencio Varela en septiembre de 1904, siendo liberado por su madre Berthe Gardes, no sabiéndose más nada de él por algunos años, al punto que su misma madre lo había dado por muerto.

El mito de Gardel sigue vivo

Ese hueco en la vida de Gardel, fue utilizado entre otras cosas, para justificar su presencia en Ushuaia.

Pero el propio Gardel jamás dijo que estuvo preso en el penal, nunca lo manifestó a su madre, a sus familiares, ni a sus grandes amigos de confianza.

Mito, leyenda o realidad. Lo cierto es que los misterios de Gardel siguen vivos en el fin del mundo.

 

Simple Share Buttons