miércoles 18 de octubre del 2017

Patagonia

jueves 23 marzo de 2017

Medioambiente

Un recorrido imperdible por los pulmones del planeta

El 21 de marzo fue declarado en 2012 por la Asamblea General de la ONU como el Día Internacional de los Bosques. Ocho Parques Nacionales del sur de la Argentina ofrecen la posibilidad de visitar y disfrutar de los Bosques Patagónicos.

  • Share this on WhatsApp

En los próximos días los viajeros tendrán una oportunidad genuina para visitar y recorrer alguno de los tantos bosques que hospeda la Argentina y experimentar en todo su esplendor la belleza que cobijan estos escenarios naturales.

En Argentina, los más reconocidos y visitados son los Bosques Patagónicos. Se trata de una delgada franja boscosa que se extiende desde el Norte de Neuquén hasta Tierra del Fuego y la Isla de los Estados.

La flora presente en esta ecorregión posee parientes en Australia, Nueva Zelanda y la Antártida debido a la unión de las masas continentales que existió en el pasado. También conocidos como Bosques Subantárticos, albergan especies vegetales como la lenga, el ñire, el arrayán y el alerce.

La imponente belleza del Parque Nacional Los Alerces

Por su gran valor biológico y la belleza escénica que conforman, los Bosques Patagónicos son elegidos como destino turístico de miles de visitantes. La Administración de Parques Nacionales protege muestras de estos bosques en los Parques Nacionales Lanín, Nahuel Huapi, Los Arrayanes, Lago Puelo, Los Alerces, Perito Moreno, Los Glaciares y Tierra del Fuego.

El Parque Nacional Lanín, en Neuquén, además de albergar al majestuoso volcán que le da nombre, incluye en su superficie bosques de pehuén, raulí y roble pellín que, por su corta distribución y nula representación en otras áreas protegidas nacionales, lo convierten en un destino sin igual.

Alojado entre territorio neuquino y rionegrino, Nahuel Huapi –primer parque nacional del sistema y segundo en extensión- presenta una enorme variedad de excursiones turísticas y paseos para conocer sus espejos de agua y bosques de ñires, coihues y cipreses de la cordillera. También en Río Negro, la pureza del arrayanal de la Península de Quetrihué vuelve a Los Arrayanes una visita obligada.

El Parque Nacional Nahuel Huapi es buscado por viajeros del mundo

Ya en Chubut, el Parque Nacional Lago Puelo ofrece entre sus singularidades bosques puros de pitra o patagua –familiar del arrayán-, mientras que Los Alerces protege a la especie arbórea más longeva del país: el alerce o lahuán. El Alerzal Milenario invita a pasear entre ejemplares que pueden alcanzar casi 60 metros de altura y más de 2.000 años de edad.

El Parque Nacional Perito Moreno reparte su superficie entre la Estepa Patagónica los y Bosques Subantárticos. Estos últimos trepan las laderas cordilleranas hasta los 1.200 metros de altura, adornando majestuosos paisajes entre los lagos turquesas o esmeralda y las cumbres nevadas. Y siguiendo rumbo hacia el sur, otro parque santacruceño que, si bien es célebre por la inmensidad de sus hielos, no se queda atrás en materia boscosa: las laderas de los valles y las costas de los lagos del Parque Nacional Los Glaciares están tapizadas de frondosos bosques en los que predominan la lenga, el guindo y el ñire.

El Parque Nacional perito Moreno en Santa Cruz

Finalmente, los bosques fueguinos cubren unas 25.000 hectáreas del Parque Nacional Tierra del Fuego, variando la paleta de colores verdosos de la primavera y el verano a los rojos furiosos del otoño y las ramas decoradas por la nieve en invierno. Lengas, guindos, coihues magallánicos, canelos y ñires caracterizan los distintos sectores de este último tramo de bosque que llega hasta la Isla de los Estados, declarada Reserva Natural Silvestre en 2016.

LA IMPORTANCIA DE LOS BOSQUES

Los bosques cubren un tercio de la superficie terrestre del planeta y son, biológicamente, los ecosistemas más diversos de este medio. En ellos se encuentra más del 80% de las especies animales y vegetales. Cumplen, además, con una función esencial para nuestra supervivencia: son vitales para el suministro de agua, ya que influyen en cómo y dónde cae la lluvia, a la vez que filtran y limpian el agua. Es por ello que al proteger los bosques, protegemos también el agua.

Los bosques del Parque Nacional Tierra del Fuego

Por otra parte, los árboles brindan refugio, trabajo y seguridad a 1.600 millones de personas que dependen directamente de ellos para su sustento, además de alimentos, combustible y medicinas.
Los bosques también cumplen un rol fundamental en la problemática del cambio climático por tratarse de uno de los sistemas naturales de captación y almacenamiento de carbono más eficaces y eficientes en función de los costos.

Además, resulta inevitable pasar por alto la belleza paisajística que ostentan, y que los convierte en un sitio ideal tanto para el turismo activo como para el descanso y la quietud.

Fuente: Hostnews

Comentarios

Simple Share Buttons