sábado 11 de agosto del 2018

Columnistas

martes 12 junio de 2018

Las bellezas patagónicas antes y después de un “click”

La Patagonia es tierra de fotógrafos. Nuestra divulgadora científica encuentra el fascinante camino de la historia de la fotografía e invita a compartir el talento de cientos de aficionados y profesionales que hacen que nuestros paisajes se luzcan.

  • Share this on WhatsApp

El 12 de junio comienza en Neuquén la MIF, Muestra Itinerante de Fotografía, que se extenderá hasta diciembre de este año 2018.

Luego viajará por el resto de las provincias patagónicas: Chubut, La Pampa, Río Negro, Santa Cruz y Tierra del Fuego.

La exposición fue organizada por el Programa de Cultura del Consejo Federal de Inversiones (CFI), el organismo de las provincias argentinas, que busca promover desarrollo armónico e integral del país desde hace más de cincuenta años.

La Muestra Itinerante de Fotografía de la Patagonia

Se convocó a fotógrafos de la Patagonia y más de 140 artistas se registraron enviando sus trabajos, de los que fueron elegidos cuatro por provincia, y cada uno participa con una obra.

Esta hermosa experiencia demuestra que la fotografía es un nuevo arte, tal como lo anunció el inglés que publicó el primer libro ilustrado con fotografías en Londres.

Aunque esta acepción es algo discutida, es verdad que en la actualidad representa una actividad como hobby o entretenimiento, o como un trabajo artístico que entusiasma cada vez más a quienes se dedican a él. Así se entiende cómo y por qué, el inventor de la primera cámara fotográfica llegó a desarrollarla, después de maravillarse en un viaje por Cerdeña, en Francia, por el cual se obsesionó con registrar imágenes reales de forma permanente.

Fue Joseph Niépce que en una placa de estaño recubierta con una mezcla líquida de betún de Judea y aceite de lavanda, endurecida al exponerse a la luz, logró la primera fotografía en 1824.

Joseph Niepce

El obtenía esas imágenes a partir de un derivado del petróleo que se conocía en la antigüedad, que se extraía del Mar Muerto, sitio en el cual fluía naturalmente desde el fondo. El betún de Judea era asfalto y Niépce conocía sus numerosas propiedades, sobretodo la sensibilidad a la luz.

Luego Niépce formó sociedad con otro inventor francés, Daguerre, con quien desarrolló el primer procedimiento considerado como etapa de revelado, que incluía la exposición a vapores de mercurio dentro de una cámara, antes de la exposición al sol, por eso al procedimiento se lo llamó heliografía, palabra que deriva del idioma griego, porque helios significa sol, y grafía significa escritura o dibujo.

Posteriormente un inglés utilizó el término fotografía, en 1839, haciendo alusión a la importancia que tiene la luz en el proceso (foto quiere decir luz en el idioma griego). ¡Se necesitaron ocho horas para revelar la primera fotografía!

La historia no se limita a estos sencillos comentarios, al gran invento se sumaron muchos científicos y descubridores de otros procedimientos que le agregaron valor e interés. La fotografía pasó a ser un registro importante en eventos, en hechos que pasan a ser noticias para los medios de comunicación, en juicios y casos legales, en exposiciones educativas y escolares, etc.

Sus aplicaciones enriquecieron a la ciencia y a la tecnología. Entre los datos curiosos, figura un profesor de Psicología de la Universidad de Nueva York, quien demostró que se puede reducir hasta en un 44%, el dolor de una persona, al ver la foto de un ser amado, ¡podría decirse que es el mismo logro de un analgésico como el paracetamol!.

La cuestión es que hoy en día significa un atractivo sin igual desde que los teléfonos inteligentes incorporaron cámaras fotográficas sencillas de operar y con opciones divertidas.

Volviendo al inicio, sugiero estar atentos en cada provincia, para conocer el cronograma de la MIF y los lugares elegidos para su exposición, así todos los patagónicos podemos disfrutar las obras que seguramente los experimentados y apasionados fotógrafos que participan, mostrarán con todo su esplendor de nuestra Patagonia y de sus pobladores, como es el caso de las fotos barilochenses seleccionadas: una registra desde un cerro y con superposición de imágenes, el crecimiento de la ciudad, y la otra plasmó una noche estrellada en el lago Nahuel Huapi. ¡Hay que verlas!

Comentarios

Simple Share Buttons