viernes 14 de agosto del 2020

Por: Silvia Valdemoros

@silvaldemoros

jueves 19 abril de 2018

Para cambiar de hábitos hay que dar un primer paso

A la hora de cambiar de paradigmas con la comida, investigar y probar nuevos sabores es todo un desafío. Mantener esos cambios como un estilo de vida también. Para empezar, nuestra cocinera preferida nos trae una receta original, muy sana y con la energía que nos impulse a mantener una vida más sana.

  • Share this on WhatsApp

“Cuando estás con intención de probar otro tipo de alimentación y estás en esa transición, todo parece difícil e inalcanzable. Comenzamos con muchas ganas pero a medida que pasan los días nos vamos desanimando y tentados a volver a nuestra alimentación tradicional porque nos es más fácil y conocida” dice Silvia.

Y agrega: “Pero como todo lo que aprendemos y vamos conociendo requiere paciencia, encontrar los mercados donde conseguir los productos, leer, preguntar, investigar y sobretodo tomarnos un momento para probar y sentir aquellas cosas que nos hacen bien. Lo más interesante de este proceso es, que lo que hacemos en casa siempre, es más rico y saludable.”

Podés usar esta leche de almendras en licuados, preparaciones de pastelería, en panificados, como base de una chocolatada con cacao o bien para tomarla sola. Podés reemplazar las almendras por semillas de girasol, nueces, castañas o lo que más te guste, la idea es probar y probar, ahí está la fórmula para el cambio.

Ingredientes:

1 litro de agua

200 gr. de almendras

“La receta es simple y podés hacerla más o menos espesa según la cantidad de agua que utilices” señala Valdemoros.

Poner a hidratar en agua 200 gramos de almendras toda la noche en la heladera. Al día siguiente, tirar el agua de remojo y colocar las almendras en una licuadora con un poco de agua,que sólo las cubra.

Licuar bien, luego incorporar el resto del agua hasta completar 1 litro. Terminar de licuar, filtrar y lista tu leche de almendras.

“Con la almendra molida que te queda la podés secar al horno y utilizar en preparaciones de panes o galletas. Así de fácil. Ninguna ciencia, más que tener ganas de probar nuevas cosas. Eso sí, y lo digo por experiencia, lo más difícil es lograr el hábito. Pero nada es imposible si nos lo proponemos” asegura nuestra cocinera preferida.

 



Comentarios

LOS MAS LEIDOS EN

Simple Share Buttons