viernes 13 de julio del 2018

Columnistas

martes 10 abril de 2018

Descubriendo los secretos escondidos en el tiempo

Los rastros de la prehistoria que se pueden descubrir en algunos lugares de la Patagonia atraen a curiosos e investigadores de todo el mundo. Los detalles del camino que transformaron a las plantas y animales antiguos en piedras, en esta entrega imperdible de nuestra divulgadora científica.

  • Share this on WhatsApp

El sur de la provincia de Chubut y el norte de la provincia de Santa Cruz, comparten secretos que guardó el paso del tiempo.

Hubo una vez en que la Tierra estaba dominada por altas coníferas, y en esa zona patagónica existieron bosques de araucarias y pehuenes de 100 metros de altura, el paisaje ofrecía plantas sin flores, con un clima bastante estable, cálido y húmedo; las zonas polares aún no existían, aunque cueste creerlo.

Fue hace 150 millones de años, en el Período Jurásico de la Era Mesozoica, eternizado, en una famosa película que enamoró y asombró a adultos pero sobretodo a niños que vieron extasiados aquellos dinosaurios tan bien personificados, ese tiempo conocido como la era de los reptiles o de los dinosaurios, la era secundaria o la edad media de la vida.

MEF en Trelew

En ese período, en el planeta ocurrió una de las cinco grandes extinciones masivas de especies. Alrededor del 95% de plantas y animales desaparecieron como consecuencia de erupciones volcánicas abruptas que en la expulsión de lavas y arena, sepultaron gran cantidad de árboles y arbustos gigantes. Se produjeron a la vez importantes cambios de clima y se inició el gran desprendimiento de los continentes, que hasta esa época, constituían una sola masa terrestre.

El territorio quedó enterrado bajo los materiales expulsados por los volcanes, durante la formación de la cordillera de Los Andes, se hundió en un gran pantano, produciéndose la petrificación que luego el viento y el agua pusieron al descubierto.

La petrificación tiene explicación comprensible. Un ser vivo enterrado, con los cambios geológicos, pierde la materia orgánica porque es descompuesta por bacterias. Esos espacios vacíos que quedan son rellenados por sustancias minerales que son inorgánicas, y que llegan a esos huecos trasladadas por el agua que impregna la zona, así ese resto orgánico se transformó en algo así como una piedra; generalmente carbonato de calcio, sílice u óxido de silicio, óxidos y carbonatos de hierro, en raras ocasiones azufre y yeso o sulfato de calcio, son las sustancias inorgánicas que fosilizan. Entonces un bosque petrificado es una acumulación de maderas mineralizadas.

El territorio que destaco pertenece a los bosques de Jaramillo y La Leona en Santa Cruz, y el bosque José Ormachea de Sarmiento en Chubut, reservas geológicas únicas en el mundo, restos fósiles que conservan sus raíces, que no fueron removidos por el viento; algunos de esos gigantes tienen 30 metros de largo y 2 metros de diámetro.

Bosque Petrificado la Leona en Santa Cruz

En Chubut fueron descubiertos en 1927 junto a gran cantidad de otros fósiles de vegetales marinos y hojas de otros árboles de otras épocas. En la Reserva de Sarmiento hay alrededor de 4000 ejemplares.

Cerca de El Calafate y por lo tanto cerca del Glaciar Perito Moreno se encuentra La Leona, una oportunidad única para conocer uno de estos bosques misteriosos que han visto pasar la historia de la Patagonia Argentina. En 1954 el bosque de Jaramillo fue nombrado Monumento Natural Nacional.

Y no solamente se ven troncos petrificados. A pesar de que es una zona casi desértica en la que llueve muy poco, y hay mucho viento, también se ven guanacos, maras, zorrinos, ñandúes, martinetas, zorros colorados y otros animales propios de la fauna de la meseta patagónica, que viven entre estos inmensos guardianes del tiempo, y que son celosamente protegidos por los Guardaparques que no dejan que sean molestados.

Ormaechea en Sarmiento ha sufrido grandes depredaciones en la década del ’60 cuando empezaron las explotaciones petroleras en Chubut. Se vieron grandes camiones extrayendo fósiles para ser comercializados en el exterior. Por suerte, en 1970 el valle fue declarado Reserva Natural Provincial, convirtiendo esas acciones inescrupulosas, en delito.

El Turismo Paleontológico es único en el mundo

Los bosques petrificados representan otra de las tantas curiosidades que puede explicar la ciencia y que podemos ver y disfrutar en el paisaje de la Patagonia Argentina.

Comentarios

LO ULTIMO DE NUESTROS COLUMNISTAS

Simple Share Buttons