miércoles 26 de junio del 2019

Por: Alejandro Maglione

@MaglioneSibaris

miércoles 1 noviembre de 2017

¿Será posible la gastronomía itinerante y sin fronteras?

Decir que la gastronomía argentina tiene sello propio no es ninguna novedad. Agregar que de Norte a Sur desfilan recetas, tradición, productos de la Tierra y sabores únicos, tampoco. Pero la idea de llegar con esos platos de una punta a la otra del país, del centro a la costa o a la cordillera es toda una propuesta para considerar. Nuestro sibarita preferido tira la primera piedra y no esconde la mano. ¿Quién recogerá el guante?

  • Share this on WhatsApp

Cómo es el asunto. Esta semana he tenido una curiosa coincidencia de informaciones que han entrado en mi bandeja de correo electrónico acerca de algunas actividades gastronómicas que han desarrollado cocineros argentinos en el exterior. Veamos.

Festival de Gramado. Este es un festival gastronómico que se viene realizando desde hace unos 9 años. La localidad de apenas 35.000 habitantes, dedicará desde el 4 de noviembre 10 días a organizar una muestra de la cocina y los vinos de Mendoza. Las informaciones hablan de que en otras ediciones desfilaron 150.000 visitantes. Quizás este milagro de asistencia se deba a que se encuentra a 100 kilómetros de la capital de Río Grande do Sul, la ciudad de Porto Alegre.

Viajan cocineros, sommeliers, enólogos y algunas bodegas que acompañan a los chefs que trabajan de los restaurantes en los que reciben a sus visitantes.

Festival de Gastronomía de Gramado en Brasil

La descripción que nos llega es que todo resulta sumamente bien organizado y una gran oportunidad para presentar de paso la gastronomía de la provincia y sus reconocidos vinos.

Comilona. Esta es otra actividad que consiste en llevar a cocineros argentinos de distintas partes del mundo, gracias a la iniciativa del cocinero Diego Jacquet que está radicado en el exterior, a cocinar a lugares distantes. Esta iniciativa cuenta con el soporte del INPROTUR de la Nación.

Diego Jacquet en una edición de “Comilona”

Así, una vez hubo una convocatoria a Londres al restaurante de Jacquet en esa ciudad que se llama “Zoilo”. La segunda fue al otro restaurante que tiene el mismo cocinero en este caso en la ciudad de Singapur, denominado “Bochinche”. Y la tercera acaba de acontecer en la ciudad de Nueva York, donde entre varias actividades se invitó al público que circulaba por Times Square a degustar auténticas empanadas argentinas (no se especifica de qué parte del país).

Fuentes habitualmente bien informadas hablan de que se está preparando con gran sigilo una cuarta salida, con serias intenciones de convocar a cocineros del interior del país, para cumplir con los propósitos que declaman: “difundir los aromas, sabores, texturas, costumbres, colores y paisajes de nuestro país por el mundo”. Nada menos.

Propuesta. Mi propuesta es que, sin desmedro de estas interesantes actividades, debería llegar la hora de mover las cocinas regionales de un lugar al otro del país, para que, entre otras cosas los argentinos nos podamos ir enterando sobre las distintas propuestas gastronómicas que hoy existen en todo el país.

Es más, sería bueno que se conozcan a los protagonistas de estas cocinas regionales. Me imagino a Ernesto Vivian con Lino Gómez y otros colegas fueguinos llevando sus platos a Salta o Jujuy. Imagino a Gustavo Rapretti presentando sus propuestas de Madryn en Mendoza o San Juan. Que Lucas Bustos o Pablo del Río carguen sus cacerolas y productos y los lleven a Rosario para mostrarle a los santafecinos qué anda pasando con la enogastronomía en Mendoza.

Gustavo Rapretti y Alejandro Maglione

¿Es loco soñar que Gunther Moros o Ramiro Solís se muevan a Calafate a contar lo que es la gastronomía del Noreste argentino? ¿Y si Ricardo Belfiore es invitado con otros pampeanos a mostrar lo que sabe hacer a Santiago del Estero o Formosa? ¿Roal Zuzulich no se puede dar una vuelta por Bariloche para exponer lo mejor que tiene Córdoba para ofrecer en cuanto a su cocina?

Siento bronca porque soy renuente a los listados y en estas menciones se me han quedado docenas de buenos cocineros sin mencionar. Ellos comprenderán

Conclusión. Bienvenidas sean todas estas movidas de cocineros argentinos al exterior, incluidos los que están en el exterior trabajando para que puedan reunirse con los que reman dentro de nuestro país y así cruzarse experiencias e información sobre nuevos productos que van ganando presencia en la gastronomía argentina, pero sería un buen objetivo también intercambiar toda esta información entre la gente de la gastronomía dentro de nuestro propio país.

Queda el guante para que lo recoja quien corresponda del Ministerio de Turismo de la Nación. Sobre todo, es deseable que exista en los mismos cocineros esa vocación de cruzar invitaciones recíprocas. Sueño con viajes de Esquel a La Rioja y viceversa. Total, soñar no cuesta nada.

 

Comentarios

LOS MAS LEIDOS EN

Simple Share Buttons