miércoles 26 de junio del 2019

jueves 27 julio de 2017

Con ustedes, los nutrientes con mala prensa: las grasas

El colesterol alto, bajo, las grasas trans, calorías y la consecuencia de su ingesta sin control, son parte de los temas diarios en los últimos años. Sin embargo ¿sabemos qué son los lípidos? ¿Qué tienen que ver con el Dr. Favaloro? Descubrilo en esta columna.

  • Share this on WhatsApp

Finalicé el artículo anterior mencionando a quien considero un gran Científico (así, con mayúscula), el Dr. René Favaloro.

Hoy comienzo este encuentro también con él, porque en los próximos días -más precisamente el 29 de julio- se cumplirá otro aniversario de su desaparición física, entonces quiero rendirle mi homenaje destacando su más famosa labor: el bypass. Y la voy a relacionar con un tema de mi especialidad.

Dr. René Favaloro

Técnicamente el bypass es una cirugía, un procedimiento muy eficaz que se aplica como tratamiento en las enfermedades del sistema circulatorio, como la trombosis y la arteroiesclerosis, por las que se deposita placa dentro de las arterias encargadas de llevar sangre enriquecida en oxígeno, al corazón y a otras partes del cuerpo.

Esa placa no es ni más ni menos que la acumulación de grasas, colesterol, calcio y otras sustancias que se encuentran en la sangre. Con el tiempo, la placa se endurece y estrecha las arterias, esto limita el flujo sanguíneo, ¡un gran problema! Para bien de quienes lo padecen, el bypass o puente coronario “puentea” o “saltea” la obstrucción logrando oxigenar normalmente el corazón.

Dicho todo esto de manera sencilla -tal el objetivo de mis artículos- destacaré el desagradable papel que juegan los lípidos, que son los nutrientes de los que se habla mal, y con justa razón.

Porque son los lípidos los nutrientes orgánicos que agrupan en su diversa clasificación, a las grasas o triglicéridos y al colesterol, responsables de los problemas de salud. Pero por favor, distingamos bien a unos y otros porque no son la misma cosa.

Las grasas o triglicéridos poseen ácidos grasos en su composición. Químicamente son largas cadenas de átomos de carbono, algunas con enlaces denominados“saturados” o “trans” como el que está en el aceite de soja o en las margarinas, y otros que se llaman “insaturados” como el que está en el aceite de oliva o de girasol. Para darse una idea, los enlaces saturados más parecidos a éstos son los de las ceras, como la parafina de las velas. ¿Se imaginan qué pasaría si alguien se comiera una vela? ¿Se comprende más o menos por qué se“tapan” las arterias?

En cuanto al colesterol, tiene otra composición química y normalmente está presente en las células dando estabilidad. Pero el colesterol que ingresa al organismo con las comidas, circula por la sangre envuelto y transportado por ciertas partículas con esa capacidad. Según el tipo de estas partículas -que se llaman lipoproteínas,  pero no es obligación de que recuerden el nombre químico- el colesterol se elimina o se deposita en las arterias.

Este proceso da lugar a lo que comúnmente se conoce como“colesterol bueno” porque en realidad se trata de lipoproteínas que eliminan al colesterol, son las de alta densidad o sus siglas en inglés HDL; y por otra parte se conoce el “colesterol malo”que son lipoproteínas de baja densidad oLDL, que permiten el depósito del colesterol en las arterias.

Cuando nos hacemos un análisis de sangre deben de reflejarse ambos tipos pero conviene tener un HDL alto y un LDL lo más bajo posible.

De todos modos, vale la pena agregar que los lípidos en general constituyen uno de los seis grupos de nutrientes fundamentales de la alimentación, porque cumplen con varias funciones biológicas, entre ellas, son reserva energética del organismo y son protectores de órganos. No obstante, por todo lo dicho, hay que consumir moderadamente alimentos que contengan lípidos para evitar esos trastornos cardiovasculares y además sobrepeso y obesidad.

Para finalizar, quiero volver al Dr. René Favaloro quien desde Jacinto Aráuz, un pequeño pueblo de La Pampa- la silenciosa provincia con la que limita al Norte nuestra Patagonia- desarrolló su hermosa labor como médico rural, comprometiéndose a paliar la miseria en la que vivían sus escasos pobladores.

Luego al trasladarse a Estados Unidos para ampliar su horizonte de conocimientos, se especializó en la cirugía cardiovascular, inventando la técnica de la que hablé antes en forma sencilla, la cual se hizo mundialmente famosa ya que ayuda a salvar muchas vidas.

¡¡Gracias Doctor!!

Comentarios

LOS MAS LEIDOS EN

Simple Share Buttons