lunes 25 de marzo del 2019

Por: Enrique Gil Ibarra
lunes 31 octubre de 2016

Petróleo y política

El petróleo sigue con valores deprimidos a nivel internacional. En la mayoría de los países del mundo, esto ha producido una caída del precio de las naftas, pero en la Argentina ese costo sigue incrementándose.

  • Share this on WhatsApp

Hace un par de semanas, se conoció que, nuevamente, las naftas subirán de precio, con un estimado del 8%.

Hace meses, el ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, un experto en el tema petrolero luego de 37 años de trabajo en la industria –los últimos 12 como CEO de Shell en la Argentina–, señaló tres causas principales por la que los consumidores argentinos hoy pagamos por todos los usos del petróleo más del doble que el precio internacional:

1.- “No tenemos facilidades logísticas en la Argentina para poder importar el equivalente a la producción local y no tenemos facilidad de almacenaje.”

2.- “En los últimos años el precio internacional estaba por arriba de USD 100 el barril y en la Argentina estaba entre 40 y 60, entonces ha habido una transferencia de ingresos, y eso evitó invertir y lograr que hoy pudiéramos depender menos de la importación.”

3.- Actualizar el precio al nivel internacional actual provocaría que “quedara mucha gente fuera de su puesto de trabajo en las nueve provincias que producen petróleo y gas, y esas jurisdicciones tendrían serios problemas financieros, porque dependen muchas de ellas del ingreso por regalías”.

¿Por qué en Argentina la nafta es tan cara?

¿Por qué en Argentina la nafta es tan cara?

En mayo del 2016 los propietarios de estaciones de servicio se opusieron a los aumentos de la nafta: “No se puede aumentar de esta manera desaforada, lo único que hace es disparar la inflación”, dijo Rosario Sica, presidenta de la Federación de Empresarios de Combustibles de la República Argentina (FECRA).

“Este aumento es una locura, (Mauricio) Macri se está equivocando, porque los combustibles ya aumentaron un 30% en cuatro meses. Y así no se baja la inflación, un compromiso de su Gobierno”.

El combustible tiene un efecto multiplicador en los precios generales porque aumenta el valor del transporte por camión, método con el que, en nuestro país, se traslada la mayor parte de los alimentos y productos de consumo a sus puntos de venta.

En el mundo, sin embargo, los valores del combustible son mucho más razonables. En más de 100 países los consumidores pagan por litro de nafta valores sensiblemente inferiores a los argentinos. Y no todos son, como se afirma habitualmente, Estados productores de petróleo.

A nadie puede llamar la atención que en Arabia saudita, Qatar, Bahrein, o Kuwait el litro de combustible tenga un valor promedio de 0,34 centavos de dólar. Pero sí asombra que las islas Maldivas puedan mantenerlo en 0,62 centavos, Samoa en 0,63 centavos, o Haití, el país más pobre de América, en 0,74 centavos de dólar, mientras en Argentina superamos 1,14 dólares por litro, apenas por debajo de Japón o Corea del Sur, líderes de innovación en tecnología, pero sin petróleo.

En Japón, además, la presión impositiva es menor que en cualquier gran país occidental: el 26,4 % del PBI, sólo una minoría de empleados japoneses paga cualquier impuesto sobre la renta, y el Impuesto al Valor Agregado es de sólo 5 %.

Sin duda pueden encontrarse -y ofrecerse- múltiples explicaciones económicas para estas disímiles realidades. Pero la verdad pura y dura es que los argentinos continuamos cargando con (y pagando por) los errores que, a lo largo de las décadas, continúan acumulando los gobiernos de turno.grafico-01

 

Comentarios

LOS MAS LEIDOS EN

Simple Share Buttons