viernes 07 de diciembre del 2018

Por: Alejandro Maglione

@MaglioneSibaris

jueves 24 agosto de 2017

Premium Tasting: una maratón de novedades del vino

Enólogos, sommeliers, periodistas y bodegueros, todos juntos en Mendoza. ¿El motivo? Encontrarse en una nueva edición del Premium Tasting donde se juegan las novedades del mundo del vino. ¿Quién estuvo ahí para contarlo? Nuestro sibarita entusiasta que no se perdía la cita de ninguna manera.

  • Share this on WhatsApp

La fiesta. Hay convocatorias a las que no se debe faltar si se está interesado en las últimas novedades en algún tema específico. Uno de mis temas suele ser el vino, por lo que poder sumarme a los denominados Premium Tastings que se organizan en Mendoza desde hace 7 años, fue una cita imperdible.

Allí se juntan una vez por año, durante una tarde, lo más granado de enólogos, sommeliers, periodistas y bodegueros, tanto de nuestro país como del exterior. Hay una suerte de encierro de 5 horas, durante los cuales se catan 35/36 vinos a ciegas. Se presentan en unas 8 tandas (los muchachos del vino que todo lo complican, lo llaman flights), más o menos de 4/5 vinos por vuelta.

El rito. Mientras se prueban los vinos, se les pide a figuras destacadas que se encuentran presentes, que vayan adelantando su opinión sobre los diferentes caldos. Claro, no se sabe exactamente de qué se trata, así que lo que prima es la cautela, el recato, la palabra justa. El más pintado puede meter la pata, y quedar desenmascarado a la hora de irse conociendo de qué vinos se trataba.

Un servidor. Sin ser destacado más que en la capacidad de libar buenos vinos, me tocó hablar sobre “¿qué es un vino clásico?”. Y la pregunta me la hizo Paz Levinson, la cuarta mejor sommelier del mundo desde el año pasado. En el salón había 500 personas. Mil ojos y orejas que se regodearon pensando “¿y ahora que vas a decir Libro Gordo de Petete?”.

No contaban con que la voy de canchero, así que tomé la copa del pie (ojo, NUNCA tome la copa del cáliz y menos si tiene los dedos pringosos de haberse abalanzado al salame picado grueso), me paré para que me vieran de todos lados, amén de que aparecía en las gigantescas pantallas, y dije algo como esto: “el vino clásico requiere estar en el mercado desde hace años; haber sido y estar hecho de una misma manera; generalmente un vino de corte, y tener una misma y cuidada calidad. Todo eso lo encuentro en un vino Monchenot, por ejemplo”.

A mi lado estaba Walter Bressia, viejo lobo del vino, y presidente de Bodegas de Argentina, y me palmeó la espalda. Delante de mí el célebre Alejandro Vigil, cuya mano se aplica a los mejores vinos de la bodega Catena Zapata, se dio vuelta y me felicitó por el escueto y acertado comentario.

¿Qué aprendí? Que los blancos vienen marchando. Olvidados por las mareas de la moda, ahora vuelven con fuerza y llenos de novedades.

Que vuelven “las maderas grandes”. Por años nos metieron en la cabeza que nada había mejor que las barricas nuevas de 225 litros, de roble americano o francés, que si eran nuevas, mejor. No, esto va quedando de lado. Parece que si utilizo barricas, mejor que sean de segundo o tercer uso. En cambio, vuelven las cubas, los toneles, los foudres, los huevos y las ánforas. La madera no es obligatoria. Las viejas piletas de cemento son rasqueteadas para quitar la pintura epoxi, imprescindible hasta hace 5 años atrás.

Que las uvas se maceran con los racimos. Cuando alguien lo hizo años atrás, se lo tachó de loco.

Que el frenesí por la innovación no cesa. Aunque innovar sea volver a muchos de los viejos hábitos.

Que se realizan más vinos de corte. Esos que se hacen con más de una variedad de uvas.

Que las etiquetas se multiplican como los peces y los panes.

Que los precios de los buenos vinos se han incrementado increíblemente. Se habla de vinos de $700 en bodega como la cosa más natural y solo se percibe un sobresalto cuando se pasan los $ 4000. Un experto me susurró: “son los que hoy mejor se venden afuera.” Si él lo dice…

Conclusión. Esta cumbre hace que el gigantesco salón donde se realiza se transforme en un verdadero templo del saber. Habrá una edición en Buenos Aires, pero lo más significativo es que Nicolás Aleman secundado por Rodrigo Kohn, los organizadores, harán de las suyas en Lima y Sao Paulo antes de fin de año. ¡Esto es ser World Class!

Parroquiales

Patagonia.net Premium Tasting: una maratón de novedades del vino

Para los adultos mayores (el que diga “viejos” lo denuncio al INADI) el tema de la prohibición médica a tomar café es realmente un tormento más que se agrega a los años. Felizmente, Cabrales ha pensado en nosotros y ha sacado de esas cápsulas que se pueden usar en todo tipo de máquina hogareña, con café Descafeinado. Este tipo de café no es una novedad, lo novedoso es que tiene un sabor muy agradable y se puede beber cuánto se quiera, lo que hace más amable la vida de los patagónicos entrados en años…

Comentarios

LOS MAS LEIDOS EN

Simple Share Buttons