domingo 24 de marzo del 2019

jueves 23 noviembre de 2017

Descubriendo la red de conocimientos al servicio del país

El desarrollo de la ciencia y la investigación muchas veces pasa desapercibido. Por eso viene bien esta entrega semanal de nuestra divulgadora científica para echar luz sobre uno de los organismos más destacados a nivel mundial en el terreno científico: el CONICET.

  • Share this on WhatsApp

¿Qué es el CONICET y qué hace? me han hecho esta pregunta algunas veces, y yo he respondido “una red de conocimientos al servicio del país”.

Es el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas, una red institucional distribuida en todo el país que nació en 1958, es decir que el año que viene cumplirá 60 años. Toda una vida con una historia gloriosa que debe enorgullecer a los argentinos

Los números indican que la red tiene presencia en 17 provincias, con 249 unidades ejecutoras, 15 centros científicos y tecnológicos, 11 centros de investigación y transferencia y 1 centro de investigación multidisciplinario.

Fue creado por la necesidad en el país, de promover la investigación científica y tecnológica de una forma estructurada, orgánica y académica.

Anteriormente, en 1947 el Dr. Bernardo Houssay había ganado el Premio Nobel de Medicina, colocando a la Argentina en un lugar destacado en la ciencia mundial. Por eso, el Dr. Houssay fue el primer presidente del CONICET y lo condujo durante 10 años con la gran responsabilidad de organizarlo estratégicamente.

Depende del Poder Ejecutivo ( Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación productiva) y las acciones más destacadas que se desarrollan, tienen que ver con la formación de investigadores y personal de apoyo a la investigación mediante dos carreras respectivas, además de financiar proyectos de investigación, otorgar becas para estudios doctorales y posdoctorales y establecer vínculos interinstitucionales en ese contexto. Justamente en la actualidad sostiene alrededor de 1200 proyectos de investigación en los que el 60% son participantes de la carrera de investigador y la mayor parte de los becarios doctorales y posdoctorales.

Los científicos del CENPAT hacen innumerables trabajos de investigación 

En Chubut existe desde 1970 el CENPAT -Centro Nacional Patagónico- incorporado al CONICET como tal, en 1978; es un centro científico tecnológico de los más desarrollados de la Patagonia cuyas líneas de investigación son en torno a la Biofísica.

En su organización, en el CENPAT se destacan 10 laboratorios adheridos al Sistema de Gestión de Calidad, lo cual garantiza credibilidad, solidez, competencia técnica. Puedo citar algunos como ejemplos, el Servicio de Acuario Experimental que realiza trabajos de investigación y desarrollo de organismos acuáticos de climas templado-fríos de la Patagonia.

El Laboratorio de Genética molecular, dedicado especialmente a las actividades de extracción, amplificación y acondicionamiento de ADN. Recordemos que ADN es la sigla con la se designa a una sustancia química, formada por macromoléculas (moléculas grandes) en la que se encuentra el material hereditario de cada ser vivo (bacterias, plantas, animales).

El Laboratorio de Ecología de pastizales realiza análisis químicos de plantas y suelos para estudiar áreas de pastoreo ovino en los ecosistemas áridos patagónicos con posibilidades de uso sustentable.

Del mismo modo que en el área experimental, el CENPAT lleva adelante actividades en el área educativa con la comunidad, con escolares y docentes – entre los que se cuentan los Programas “Despertando vocaciones científicas” y “Eureka”; también ofrece capacitaciones sobre temáticas de interés regional y cursos de posgrado.

También en la provincia de Río Negro hay presencia del CONICET, a través de un Centro de Investigación y transferencia, cuya gran área de ocupación son las Ciencias Exactas y Naturales, que siguen líneas de investigación en tres sedes: Viedma en donde hay trabajos sobre extractos vegetales y agroalimentos; en Choele Choel donde se trabaja sobre alimentos de origen cárnico y en Villa Regina se resaltan investigaciones nutricionales y procesos de la actividad frutícola.

Por estos días, hay científicos del CONICET seccional Comodoro Rivadavia, honrados con el premio Bernardo Houssay por su labor; y por otra parte es de destacar la participación de dos buques de la flota científica del CONICET en la búsqueda y rescate del submarino A.R.A San Juan, extraviado en la región patagónica.

La labor y la importancia del CONICET -en el caso patagónico, el CENPAT- no se reduce a estas breves menciones, pero al menos una vez cada tanto vale la pena hablar de él en los medios, para divulgar sus invalorables aportes, porque hay que saber que “La disyuntiva es clara, o bien se cultiva la ciencia, la técnica y la investigación y el país es próspero, poderoso y adelanta; o bien no se la práctica debidamente y el país se estanca y retrocede, vive en la pobreza y la mediocridad” según propias palabras de Bernardo Houssay.

Comentarios

LOS MAS LEIDOS EN

Simple Share Buttons