jueves 06 de diciembre del 2018

Ambiente

jueves 6 diciembre de 2018

Economía azul: un paradigma económico oceánico sostenible

El paradigma de la Economía azul también ofrece oportunidades para mejorar o introducir una nueva actividad económica oceánica mundial sostenible como la energía eólica marina y la energía de las mareas.

oceanos

  • Share this on WhatsApp

Del 26 al 28 de noviembre, Kenia fue la sede de la Conferencia de Economía Azul Sostenible en Nairobi. Esta conferencia representa una oportunidad importante para hacer un balance tanto de las oportunidades como de los desafíos que presenta el concepto Blue Economy en el contexto de SDG14: Vida bajo el agua .

El Océano y sus beneficios

Como el activo natural más grande del planeta, que representa aproximadamente el 99% del volumen vital del planeta, el océano ofrece numerosos beneficios a la humanidad. El océano es responsable del oxígeno en cada respiración que tomamos. Suministra el 15 por ciento de las necesidades de proteínas de la humanidad. Ayuda a frenar el cambio climático al absorber el 30 por ciento de las emisiones de dióxido de carbono y el 90 por ciento del exceso de calor atrapado por los gases de efecto invernadero.

Sirve como la carretera para un 90 por ciento de los productos comercializados internacionalmente, a través del sector de transporte marítimo.

Si el océano fuera un país, con varios trillones de dólares por año de actividad económica, el océano ocuparía el séptimo lugar en la lista de las naciones más grandes por PBI.

Es la fuente de cientos de millones de empleos, en pesca, acuicultura, transporte marítimo, turismo, producción de energía y otros sectores.  También es la fuente de alrededor del 30 por ciento de los recursos de petróleo y gas del mundo, pero esta ecuación debe cambiar si queremos tener éxito en la transición necesaria hacia una vía de desarrollo con bajo contenido de carbono.

Millones de las personas más pobres del mundo dependen en gran medida de los recursos oceánicos y costeros para su sustento y medios de vida. La pesca en pequeña escala proporciona aproximadamente la mitad de los productos pesqueros recolectados en el mundo, ¡pero proporciona 44 veces más empleos por tonelada de pescado que la pesca industrial!

Desarrollo sostenible

Para el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el paradigma de la Economía Azul es un próximo paso natural en la conceptualización general y la realización del desarrollo humano sostenible. Refleja nuestra definición aceptada de desarrollo sostenible como una que satisface las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades.

En pocas palabras, es la utilización de los recursos oceánicos para beneficio humano de una manera que mantiene la base global de recursos oceánicos en perpetuidad.

Programa de Gobernanza de los Océanos del PNUD

En cuanto a los ecosistemas terrestres, los ecosistemas marinos solo pueden proporcionar sus innumerables servicios ecosistémicos a la humanidad si se rigen y administran de manera sostenible a través de una gobernanza oceánica y costera efectiva. El Programa de Gobernanza de los Océanos del PNUD trabaja para ayudar a los países a lograr esto, desde el nivel local a través de iniciativas como el Programa de Pequeñas Subvenciones del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM), a esfuerzos regionales como el programa de Grandes Ecosistemas Marinos del PNUD, y los esfuerzos mundiales para un transporte marítimo sostenible en cooperación con la Internacional Organización Marítima (OMI) y el FMAM.

Proteger y Restaurar

En términos más simples, hay dos elementos para la economía azul. La primera es la necesidad de proteger (y restaurar donde sea necesario) la base de recursos oceánicos existente que ya suministra alimentos y medios de vida a miles de millones de personas. Las poblaciones de peces agotadas que pueden recuperarse pueden, en última instancia, generar rendimientos de peces más altos y sostenibles y trabajos asociados. Si se protegen y se restauran los ecosistemas costeros, como los arrecifes de coral y los manglares, pueden brindar mayores beneficios de protección costera debido a las tormentas y el aumento del nivel del mar. Las áreas costeras que reducen la contaminación de nutrientes y eliminan las áreas hipóxicas pueden, a su vez, disfrutar de mayores rendimientos de peces y mayores ingresos por turismo.

El otro lado de la Economía Azul es donde pueden existir oportunidades para una actividad económica sostenible, nueva o mejorada, derivada del océano. El progreso y las perspectivas para la energía relacionada con el océano, como la energía eólica marina y la energía de las mareas, parecen prometedores.

El “carbono azul”

También existen oportunidades para “monetizar” el valor de las reservas costeras de carbono altamente efectivas, como los manglares y los pastos marinos, en los mercados financieros de carbono, o “carbono azul”. A nivel mundial, la acuicultura ha estado creciendo a una tasa compuesta de casi el 9% desde 1980, y ahora suministra casi la mitad de la proteína de pescado consumida en el mundo.

Sin embargo, gran parte de ella sigue siendo insostenible en términos de contaminación e impacto en la diversidad de especies, lo que hace que esta sea una oportunidad crítica para la Economía Azul de introducir prácticas más sostenibles, como la acuicultura multitrófica integrada. Con el apoyo del FMAM y el PNUD, la OMI y el sector del transporte marítimo mundial están tomando medidas proactivas para minimizar la contribución del sector al cambio climático mediante una mayor eficiencia energética, que a su vez puede mejorar la rentabilidad del sector, un verdadero enfoque de la economía azul.

La Conferencia de Economía Azul Sostenible representa una oportunidad única para que los interesados de todos los niveles, públicos y privados, compartan ideas y oportunidades, creen nuevas asociaciones innovadoras y trabajen juntos para convertir el concepto de Economía Azul en acciones tangibles, que brindarán un desarrollo económico sostenible.

(Traducido por Nuestromar del original de Andrew Hudson, Jefe del programa de gobernabilidad del agua y del océano del PNUD)

 

Fuente: Nuestromar

LOS MAS LEIDOS EN Ambiente

Simple Share Buttons