sábado 11 de agosto del 2018

Neuquén

martes 7 agosto de 2018

Economía y actualidad

Transportes: el aumento de los combustibles recrudece la crisis

El combustible se convirtió en el primer costo para las empresas de micros de media y larga distancia. Con la escalada de precios de este año, desplazó a la masa salarial de los empleados del primer lugar de la estructura de costos. Así lo advirtió Sebastián Trappa, titular de Vía Bariloche, una de las empresas con más actividad en la región.

  • Share this on WhatsApp

Un panorama similar se presenta en los transportes de cargas y fletes. El gasoil representa cerca de un tercio de la estructura de costos y las tarifas se incrementan al ritmo de los surtidores.

Aunque todos los insumos se encarecieron, los combustibles le ganaron por mucho a la inflación general, acumulando un alza del 35 por ciento desde enero. La avanzada golpeó con fuerza en las cuentas de las empresas de colectivos de media y larga distancia, un sector que ya venía en crisis por el auge de las líneas aéreas a precios promocionales.

Trappa explicó que: “El combustible terminó siendo el primer ítem dentro de nuestra estructura de costos, o sea, siempre estuvo por debajo de los sueldos y ahora está arriba”. Advirtió que los empresarios del sector se sienten “encorsetados, porque el Estado no se decide a subsidiar más ni a actualizar las tarifas por la crisis social que hay”.

Un nuevo aumento de los combustibles

Remarcó que “en los tramos muy largos, nos afectan las empresas aéreas que trabajan a pérdida para captar un mercado más importante, pero en los más cortos tenemos una caída del consumo, porque en servicios interurbanos la gente posterga o viaja menos”. La única demanda que se mantiene es la de paquetería, “porque muchas actividades se hacen con operaciones virtuales y los envíos no se pueden reemplazar”, precisó.

En el transporte de cargas, los recientes aumentos de combustible también cayeron como balde de agua fría. Sebastián Masip, titular de Expreso Argentino, contó: “Nos afectó directamente porque nuestro principal insumo es el gasoil. Esto agrava otros problemas, como la falta de industrias en el Valle. Antes trabajábamos con Zanon, Cerámica Neuquén, MAM o Jugos del Sur, y eso no está más; así que venimos con camiones cargados de Mendoza, Córdoba o Buenos Aires y tenemos que volver vacíos, lo que encarece más el costo del flete”.

Hoy, mandar muebles o mercadería a la capital del país cuesta unos 50 mil pesos. El precio se actualiza cada seis meses y sigue la escalada del gasoil. Masip indicó: “Una parte de los aumentos se absorbe pero otra va a la tarifa porque nosotros no tenemos subsidios como los micros”.

Las perlas de una suba sin techo

Golpe a los bolsillos

El gasoil común se fue a $26 y el premium a $31 en Neuquén. Incluso con el subsidio patagónico, el golpe al bolsillo de los consumidores se hizo sentir con fuerza.

Vuelo más alto que el IPC

La inflación del primer semestre en Neuquén fue del 16 por ciento, mientras los combustibles redondearon un 35 por ciento de aumento con la suba del domingo pasado.

Cambio de hábitos

Carlos Pinto, de la Cámara de Expendedores locales, contó que se dejó de usar efectivo para llenar el tanque. “Lo más común es que usen tarjeta de crédito, que implica un costo administrativo para nosotros”.

El salto de los surtidores a las góndolas

Según el gerente regional de La Anónima, Eduardo del Prete, el combustible impacta en los proveedores, no en los minoristas. “Ningún supermercado pone los precios; no funciona así. Tenemos proveedores que nos indican el costo de los productos y de ahí se mantiene un margen para la empresa, pero no podemos determinar cada variable”, aseguró. Puntualizó que las subas que se trasladan al changuito se deben a los incrementos de transporte “y también a los costos de energía y los impuestos, que son los que más están afectando la formación de precios”.

Fuente: La Mañana Neuquén

Comentarios

Simple Share Buttons