sábado 21 de abril del 2018

Santa Cruz

martes 26 diciembre de 2017

Economía

Comprar del otro lado de la cordillera sigue siendo la mejor opción

Según un relevamiento de la Cámara Argentina de la Mediana Empresa, el ticket promedio de compra se ubicó en 660 pesos, un 24,5 por ciento por encima de 2016. En la capital santacruceña, se mantiene la tendencia a viajar a Punta Arenas para hacer compras, pese a que el cambio de moneda ya no es tan beneficioso.

  • Share this on WhatsApp

Con la escalada del dólar, cualquiera pensaría que ir de compras a la ciudad vecina de Punta Arenas ya no resulta un negocio. Sin embargo, el cambio a 34 –como se mantuvo la última semana por el dólar a más de 18 pesos- sigue beneficiando a los argentinos que buscan sacar la diferencia, aunque eso implique ir y venir en el mismo día.

En ese sentido, los días previos a la Navidad, miles de santacruceños cruzaron la frontera. “Sigue siendo conveniente viajar a pesar de que el peso bajó a 34, mientras que el año pasado estaba a 40/41 pesos”, sostuvo un riogalleguense y ejemplificó: “en cuanto a los televisores, valen la mitad de lo que cuestan en la Argentina. En juguetería hay diferencia de entre 200 y 400 pesos. En ropa también es muy conveniente; un pantalón nos sale entre 300 y 500 pesos, mientras que en Río Gallegos están entre mil y 2 mil pesos”.

VENTAS MINORISTAS

En tanto, las ventas navideñas se movieron con mucha tranquilidad y finalizaron con un aumento de 0,8 por ciento frente a la misma fecha del año pasado. Así surge de la medición a precios constantes realizada por la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME) entre el 22 y 24 de diciembre en 1.800 comercios pequeños y medianos del país.

“Fue una Navidad poco habitual para el comercio, las compras comenzaron mucho más tarde que otras veces. Lo que finalmente terminó definiendo la tendencia positiva de la fecha fueron las ventas a última hora del sábado y media tarde del domingo”, aseguraron desde la organización.

En algunas ciudades fronterizas a Paraguay, Chile y Bolivia, ayudó a recuperar consumo los controles más estrictos sobre lo que ingresaba de esos países, especialmente en electrodomésticos. Las tiendas locales ayudaron a desanimar la importación hormiga poniendo a disponibilidad del público financiamiento de 6, 12 y 18 cuotas sin interés.

Fuente: La Opinión Austral

Comentarios

LO ULTIMO DE NUESTROS COLUMNISTAS

Simple Share Buttons