lunes 21 de septiembre del 2020

martes 16 enero de 2018

Producción

Miles de trabajadores golondrina llegan a los valles para la cosecha

Trabajadores golondrina son mayoría en las chacras del Valle en plena temporada. Estiman que en Río Negro y Neuquén se emplearán unos 16.800 hombres y mujeres, principalmente de Tucumán para cosechar la pera y la manzana.

  • Share this on WhatsApp

Cada mañana 6:40 suena su despertador, otra agobiante jornada lo espera a pocos metros de la que se convirtió en su casa en el último año. Su nombre es Facundo Beites, tiene 23 años y eligió Roca para asegurar un futuro mejor a su familia.

El joven nació en General Güemes, Salta. “Es un lugar en donde falta mucho el trabajo. Hice cosecha de tomate, caña y tabaco, pero era un tiempo y después esperar hasta 9 meses para empezar otra vez a trabajar. Acá se lleva otra vida, porque se trabaja todo el año. Un tío mío ya estaba acá y me dijo que acá había tras oportunidades, y no lo dudé”, comentó.

A las 7 empieza su día laboral y hasta las 12 cosecha sin pausa en las filas de frutales en una chacra ubicada al sur de la Ruta Nacional 22 y al oeste de la ciudad, muy cerca de la Ruta Provincial 6. Luego del almuerzo y un breve descanso, a las 16 vuelve a recorrer los cuadros de duraznos, peras y manzanas para seguir su tarea hasta las 19. Los sábados trabaja medio día, de 8 a 12.

“Son ocho horas de trabajo, te desgasta mucho, sobretodo el calor, pero tenemos trabajo, algo que no hay en el norte”, expresó el joven.

“Aprender a usar la escalera es lo que más me costó, pero siempre con cuidado lo logré y no me caí nunca”, dijo orgulloso Facundo, quién luego de dos veranos de venir en temporada y volver en marzo a su ciudad natal, decidió quedarse a vivir en el Valle junto a Teresa (22), su pareja, y su pequeño hijo Máximo Aron Eliseo (3). Ya cumplieron un año en Roca.

La familia reside en la misma chacra en donde trabaja Facundo, en una amplia casa que los propietarios de la tierra destinaron para su instalación. “Al menos por un tiempo más vamos a vivir acá los tres, porque cuando empecé a venir sólo por el verano dejé a mi hijo bebé allá en Salta, y a la distancia fue muy difícil”.

“Me vine a probar suerte a Río Negro en el 2003. Primero estuve en Huergo, después en Mainqué y terminé acá en Roca. Hace dos años que no voy al norte ni de vacaciones, se extraña el lugar, pero acá estoy bien porque tengo trabajo”, explicó el salteño Elías Beite (46), tío de Facundo.

“En el Valle hay otra clase de trabajo. Allá es más difícil porque se corta, acá hay posibilidades de trabajar todo el año en las chacras”, puntualizó. El trabajador aprendió y sabe la técnica de cosecha, raleo y poda en invierno.

“Voy a estar acá hasta que pueda seguir trabajando, vivo con mi esposa, y la verdad estamos bien”, finalizó.

De a miles

La llegada de norteños cada enero es un clásico en el Valle, ya que son una de las principales fuerzas de mano de obra en las chacras.

“El año pasado no se estaba haciendo mucho, había chacras abandonadas y estuvo bastante tranquilo, pero este año se va a levantar la cosecha. En plena temporada tendremos entre 26.000 y 28.000 trabajadores en actividad entre Río Negro y Neuquén”, estimó el referente roquense de la Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores (Uatre), Sergio Alarcón.

Fuente: Diario Río Negro

Comentarios

LOS MAS LEIDOS EN

Simple Share Buttons